agència d'informació 29-s

Expropiando el capitalismo patriarcal

14 d Nov a les 16:48 per redacció | descarregar l'article en PDF alter-lingüa: català ||
URL CURTA http://agencia29.net/1515 ||

Huelga social, de consumo y de trabajos de cuidado

El piquete feminista toma la calle denunciando la precarización de la vida de las mujeres. De las palabras a las acciones de expropiación y denuncia ante la ausencia del reconocimiento de sus derechos.


El piquete feminista se ha hecho oír durante toda la mañana. La convocatoria se inició en la Rambla del Raval. Primer punto antes de pasar a actos las palabras con las que anunciaban en su comunicado el hartazgo de que los recortes y los ajustes estructurales roben la vida de las mujeres. Dicho y hecho. Más de 250 personas entraron al supermercado Consum del barrio de Sant Antoni para expropiar alimentos de primera necesidad. La reivindicación se enmarcaba en en la protesta sobre la la precarización feroz de la vida de las mujeres. Tal y como recoge el manifiesto de la Asamblea Feminista las mujeres sobreviven explotadas en la economía sumergida, ya sea a través de la concepción del trabajo desde un modelo patriarcal, en masculino y plural, como en el no reconocimiento de las tareas reproductivas y de cuidado como actividades económicas.
Esta acción era el punto central de denuncia sobre la crisis que las mujeres sufren, mucho antes del crack financiero, y que los recortes de derechos no hacen más que profundizar. Esta expropiación implicaba ejercer de forma efectiva los derechos económicos que el sistema capitalista y patriarcal roba cada día en esta estafa llamada crisis.
El piquete feminista, al terminar la acción de expropiación de productos alimenticios, se dirigió a Av. Paralel, cerrando el tránsito durante unos minutos y deteniéndose en la sede del Departament de Benestar Social i Familia como acto simbólico frente a las responsabilidades políticas de pauperización de las vidas de las mujeres.
El recorrido siguió por la Ramblas y por calle Portaferrisa, cerrando los comercios que encontraban a su paso, ataviadas con delantales y al grito de huelga general, huelga social, huelga deconsumo y de trabajos de cuidado. Siguieron serpenteando por el barrio del Gòtic hasta la llegada a la Catedral de Barcelona, donde de forma espontanea se ofició una meada popular. Sin lugar a dudas el control de la Iglesia y de su socio el Estado sobre el cuerpo de las mujeres no merecía menos. La persecución denunciada en su manifiesto a las insumisas a la sexualidad y a la familia heteropatriarcal, a transexuales i transgéneros, tomaba forma. Este control del cuerpo se prevé cada vez más criminalizador: la futura ley de penalización del aborto, que planea en la agenda política, implica la prohibición formal sobre la autonomía de las mujeres sobre su cuerpo y coarta su derecho a la salud. Los sucesivos recortes en la sanidad pública no hacen más que sumarse al actual recorte de derechos que impactan de forma directa en las mujeres, especialmente en aquellas a quienes no se les reconoce en las “nuevas categorías” de “asegurado” o “benefiaciario”: mujeres inmigrantes, “sin papeles”, mujeres que trabajan sin ser sujetos políticas reconocidas por el sistema capitalista y patriarcal.
Al acabar esta acción tan bien improvisada, el piquete feminista y anticapitalista se concentró en la Plaça 8 de març, para compartir , en un acto comunitario los alimentos expropiados. La larga mañana tenía su cierre pero no su final, seguramente durante la tarde sabremos más acerca de la continuidad de las acciones que gritan a golpe de delantales, con o sin tacones, huelga social!

Descarrega l'article en PDF |||| Traduccions automàtiques: Castellano | English

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Visitar en mode text | Avís legal | Spip
Carles Moraleda, 53 anys: “No té sentit que tots anem en cotxe. Ens estressem nosaltres, emmalaltim als altres i destruïm el planeta. Jo ja fa molts anys que practico la vaga d'automòbil”